sábado, enero 23, 2010

RESEÑAS PERIODISTICAS SOBRE EL VIGESIMO ANIVERSARIO DE SU FALLECIMIENTO







24 DE DICIEMBRE DE 1922 - 25 DE ENERO DE 1990

"Mogambo" la convirtió en una de las grandes, con la que optó a su única nominación al Óscar

Ava Gardner, el agridulce peso de la belleza

Todos los tópicos sobre la belleza se dieron cita en la que fue sin duda una de sus mayores exponentes: Ava Lavinia Gardner. Fue una estrella tan deslumbrante como insegura y tímida y de cuya muerte, en una soledad buscada en Londres, se cumplen hoy 20 años.
Sureña, de aspecto descarado, pero enfermizamente tímida y en una busca perpetua de amor y compañía,Ava Gardner fue, por encima de todas las cosas, bella. De una belleza rotunda, a la que sobraban calificativos y que fue, para bien y para mal, su característica esencial.
Nacida el 24 de diciembre de 1922 en una granja de Smithfield (Carolina del Norte), tuvo una infancia sencilla propia del ambiente rural en el que vivía y se preparaba para ser secretaria cuando una visita a Nueva York cambió su vida.


Con 18 años fue a visitar a su hermana. Y su cuñado, fotógrafo, decidió tomarle unas fotos que colocó en el escaparate de su estudio, desde donde llamaron la atención de un empleado de la Metro Goldwyn Mayer, que se hizo pasar por un directivo como treta para ligar con la joven.
Pero las fotos acabaron finalmente en la oficina de un cazatalentos de la Metro. Una casualidad que le abrió las puertas del olimpo de las estrellas de Hollywood en un momento en el que entre sus diosas había nombres como los de Katherine Hepburn, Bette Davis, Greta Garbo, Vivien Leigh o Rita Hayworth.


Nombres a los que se uniría el de Ava Gardner aunque no tanto por sus dotes artísticas como por esa belleza que marcó su destino y que le valió tanta admiración como envidia.
Algo que quedó muy claro con una de las frases más famosas que se han dicho sobre la actriz. Su autor: el entonces todopoderoso Louis B. Mayer.

"No sabía hablar, tenía un horrible acento del sur, pero ¡era impresionante!", afirmó el productor, que descubrió la fuerza de Gardner y sus posibilidades en el glamuroso mundo de Hollywood.

Directa al estrellato

Pero aún le quedaba mucho camino por recorrer y mucho que aprender a esta sureña, cuyo primer obstáculo fue eliminar su duro acento y aprender a caminar sobre tacones.




Un aprendizaje que fue puliendo a Ava hasta convertirla en una espectacular mujer que escondió su timidez bajo una perfecta coraza de belleza, fuerza y soledad.

El realizador Peter Bogdanovich, dijo al conocer la muerte de la actriz: "Era una mujer notablemente bella y sorprendentemente tímida que pensaba muy poco de ella misma como actriz".

Una frase que resume acertadamente la personalidad de esta actriz, deseada como pocas y que desde que puso un pie en Hollywood comenzó a crear una leyenda que no hizo sino aumentar con el tiempo.



Tras realizar pequeños papeles en diversas películas, su primer protagonista llegó con "The Killers" ("Forajidos", 1946), un film de Robert Siodmak, que le sirvió de lanzamiento a ella y también a su compañero de reparto, Burt Lancaster.


Había tardado casi seis años en lograr ese primer protagonista y en ese margen le dio tiempo para casarse y divorciarse dos veces, con Mickey Rooney en 1942 -matrimonio que duró un año legalmente y "quince días", según la actriz- y con el músico Arti Shaw, en 1945, aunque entre medias mantuvo un tormentoso romance con el productor Howard Hugues.

Sinatra y el éxito

En la siguiente década su vida pareció estabilizarse en el plano personal con su boda en 1951 con Frank Sinatra -de quien se divorciaría seis años más tarde- y, sobre todo, en el profesional, con sus mejores trabajos: "Show Boat" ("Magnolia") y "Pandora and the Flying Dutchman" ("Pandora y el holandés errante"), ambas de 1951, "The Snows of Kilimanjaro" ("Las nieves del Kilimanjaro", 1952) o "Mogambo" (1953).


Esta película de John Ford, junto a Clark Gable y Grace Kelly, no sólo le valió su única nominación al Óscar sino que se instaló inmediatamente entre las favoritas de sus fans. Por su ardiente recreación de la señorita Kelly y su complicada relación con el cazador interpretado por Gable, sin olvidar el contraste entre la salvaje Ava y la falsamente inocente Grace.

Un filme que sin duda marcó una carrera a la que añadió en los siguientes años títulos como "Knights of the round table" ("Los caballeros del rey Arturo", 1953), "The barefoot contessa" ("La condesa descalza", 1954), "The little hut" ("La cabaña", 1957) o "The sun also rises" ("Fiesta", 1957).



Películas que coinciden con su aparente etapa de estabilidad al lado de Frank Sinatra, un matrimonio que sin embargo se reveló rápidamente tortuoso y dominado por la bebida, las fiestas, la pasión y la violencia.
Una unión que comenzó tras dejar Sinatra a su entonces esposa, Nancy, y a sus tres hijos, y que finalizó seis años después tras numerosas separaciones y peleas públicas que sin embargo nunca acabaron con el amor que se profesaban.

Frank estuvo al lado de Ava hasta su muerte en Londres en 1990. Uno de los últimos actos públicos a los que acudió la diva fue a un concierto suyo. Y el cantante puso a disposición de la actriz un avión privado meses antes de su muerte para que fuera tratada por médicos estadounidenses.

España, los toros y los toreros

Pero si bien la relación con Sinatra fue probablemente la más importante de su vida, no fue la más mediática.



En el rodaje de "Pandora", Ava se quedó prendada de España, de su estilo de vida, de su sol, de sus juergas y de sus fiestas, especialmente de la de los toros.



Su amigo Ernest Hemingway, un enamorado declarado de los toros, le introdujo en un mundo que la atrapó desde el primer momento. Y en ese flechazo tuvieron mucha culpa los toreros.



Primero fue Mario Cabré, que tuvo un papel secundario en "Pandora" y con el que tuvo un breve romance, que ella calificó de "error de una noche", pero que llevó al torero a dedicarle varios poemas.

Y su relación con España, con los toros y con los toreros se intensificó durante el rodaje de "The barefoot contessa", de Joseph L. Mankiewicz.


En esa época conoció a Luis Miguel Dominguín, uno de los toreros más famoso de España, con el que mantuvo un romance del que se ha contado todo. Desde la chulería de él, que quiso anunciar a bombo y platillo la primera vez que se acostaron juntos, a la negativa de ella a plantearse una relación seria a largo plazo.



Una relación que marcó la vida de Ava en España y su química especial con los españoles. Etapa que la actriz resumió de forma muy clara: "Representaba todo lo que ellos censuraban..una mujer, que vivía sola, que estaba divorciada, que no era católica y, además, era actriz".
Típico de la actriz el menosprecio que se profesaba a sí misma. "En mi interior soy bastante superficial", afirmó.

Decadencia

Aunque la década de los sesenta contempló el inicio de su decadencia, realizó el que para muchos es su mejor papel, el de "The night of the iguana" ("La noche de la iguana", 1964), de John Huston, junto a Richard Burton y Deborah Kerr.



Cinco años después se trasladó a vivir a Londres y comenzó a espaciar sus trabajos. Su última actuación fue en 1986 en el capítulo piloto de una serie televisiva -"Maggie"- que nunca llegó a estrenarse.


Falleció el 25 de enero de 1990 en Londres, a causa de una pulmonía, en su casa, acompañada únicamente por su fiel empleada, Carmen Vargas, y su perro Morgan. Una soledad buscada por la actriz pero que contrastaba duramente con su vida, siempre rodeada de aduladores.


Una vida intensa y complicada sobre la que se ha escrito e inventado de todo y que fue brillantemente resumida por Lee Server en "Ava Gardner: una diosa con pies de barro", una biografía que publicó en 2006.


"Debería escribirse un ensayo sobre las desventajas de la superioridad física y Ava Gardner sería su caso clínico perfecto (....) Su belleza hacía a lo hombres actuar alocadamente. Hacía que la gente la perdonara (.....) Pero sobre todo, la hizo solitaria. No era ella misma, si no la suma de las reacciones de los demás sobre ella. Fue reducida a un objeto, a algo puramente físico".

TERRA.COM




20 años sin Ava

Ava Gardner fue una de las mujeres más hermosas de su época. Hollywood se quedó prendada de ella, el mundo se quedó ensimismado con su belleza. Mickey Rooney, Artie Shaw y Frank Sinatra la llevaron al altar. Walter Chiari, Luis Miguel Dominguín y otros muchos la llevaron a la cama. El terrible George C. Scott, además, le agasajó con varias palizas. Hubo mucho macho en su vida. Ninguno consiguió comprenderla, ninguno fue capaz de amarla tal y como era. Era difícil, sí. Pura tormenta. La protagonista de Forajidos, Mogambo, La condesa descalza y Pandora y el holandés errante, quizás sus películas más emblemáticas, sigue fascinando hoy a millones de hombres y mujeres de todo el mundo.

Hoy se cumplen veinte años de la muerte de Ava Gardner (1922-1990), una leyenda del cine surgida de una familia humilde, una actriz que detestó el Hollywood de las estrellas al que ella misma perteneció. La MGM la convirtió en el “animal más bello del mundo” y ella mandó a tomar por saco a Louis B. Mayer en cuanto pudo. Se vino para España, donde se reencontró el placer a la vida pese a que el Régimen no veía con muy buenos ojos sus maneras de mujer independiente, echada para adelante y sexualmente libre. No la molestaron demasiado, aunque acabó huyendo de España por la presión que sobre ella ejerció Hacienda. Se refugió en Londres, pues. Y aquí, en Westminster, se apagó su volcán el 25 de enero de 1990. Hoy, pues, hace dos décadas que la perdimos. Queda su mito, más grande incluso que sus películas (no todas destacables), y el que quiera verla transformada en Pandora puede subir al castillo de Tossa del Mar y fotografiarse con su escultura, bronce sinuoso de Ció Abellí.


PASION POR EL CINE.ES

TCM rinde tributo a "Barbara Standwyck" y "Ava Gardner"

tcmla.com

Martes, 19 de enero de 2010

Dos divas de Hollywood, dos estilos de mujer, dos legados por siempre vigentes, palpables a través de un cuarteto de títulos insoslayables en sus filmografías.


TCM, el canal que ofrece lo mejor del entretenimiento clásico, rendirá tributo en enero a dos grandes figuras del Hollywood clásico, Barbara Standwick y Ava Gardner, al cumplirse exactamente dos décadas de sus desapariciones.
Aún hoy es difícil no maravillarse ante la marca que dejaron en la pantalla: una destilaba realeza, una belleza lejana e inalcanzable, pero a la vez arrolladora, carnal y terrena. La otra lograba forzar los límites de lo que creíamos que le era permitido expresar en el ensueño hollywoodense a una star femenina, mezcla sorprendente de sensualidad cruda y cerebralidad.
Ambas dejaron de vivir su vida y pasaron a ser leyenda hace exactos 20 años en enero, y TCM homenajea a cada una de ellas en el día en que se hicieron inmortales con sendos tributos y algunas de aquellas películas donde demuestran que las divas son eternas.
Barbara Stanwyck (1907/1990) supo interpretar en cine y en la TV mujeres que ponen todas sus cartas sobre la mesa -como su Victoria Barkley de Valle de pasiones (The Big Valley)-; personajes de una femineidad agresiva o, directamente, fatal, como aquella señora que en Double Indemnity baja una escalera luciendo solo una tobillera.
Sin embargo una vez conquistadas, sus barreras emocionales desbordan destilando una mirada cargada de un encantador lirismo. La belleza de un rostro imperfecto la alejó de los roles convencionales y para homenajear a una gran dama de Hollywood absolutamente excepcional exhibimos el miércoles 20 dos raras y descollantes interpretaciones de esta gran actriz: Carita de ángel (Baby Face), previa al código de censura, en la que Stanwyck fascina como una amoral escaladora social que utiliza el sexo como arma, en una obra cargada de franca sexualidad como no se volverá a ver por décadas en Hollywood, y la posterior Al filo de la noche (Sorry, Wrong Number), en la que compone a una mujer neurótica que logra oír por teléfono a su marido tramando su muerte. Esta interpretación le valió una nominación al Oscar®.

Dueña de un físico admirable y una personalidad arrolladora, Ava Gardner (1922/1990) irrumpe en el cine como el modelo más acabado de la femme fatale. Su carrera comienza por accidente cuando un ejecutivo de la MGM queda fascinado por una de sus fotos, azarosamente expuesta en un escaparate de la 5ta Avenida de New York.
Ya dentro de la industria del cine y luego de ser considerada durante varios años como un mero objeto decorativo, logra la oportunidad de demostrar su talento en la versión cinematográfica de la novela The Killers del famoso escritor Ernest Hemingway. Su eclipsante belleza llamó tanto la atención del escritor, que más adelante volvió a convocarla para otra de sus adaptaciones, The Snows of Kilimanjaro, declarando que amaba la mezcla de sexualidad y vulnerabilidad que irradiaba desde la pantalla.


En TCM rendimos homenaje a su divinidad impávida y el enorme talento que guardaba detrás con la proyección el lunes 25 de de Los asesinos (The Killers) (1946), la obra en la que su traicionera mujer fatal le hizo un lugar definitivo entre los iconos de Hollywood y 55 días en Pekín (55 Days at Pekin) (1963), dirigida por Nicholas Ray, un director con una sensibilidad especial para hacer relucir las subestimadas virtudes actorales de Ava, que aquí compone a la baronesa Natalie Ivanoff.

En enero, queda dicho, TCM recuerda a dos mujeres que dejaron una huella imborrable en la historia de Hollywood, Barbara Standwick y Ava Gardner. El miércoles 20 y el lunes 25 de enero, dos películas y una homenajeada cada día.

Miércoles 20 – Tributo Barbara Standwick Al filo de la noche (Sorry, Wrong Number) (1948), 4:00 p.m.

Una mujer invalida diagnosticada con una neurosis cardíaca le grita al teléfono que “lo único que sé es que soy una mujer enferma y que estoy sola en esta casa horrible y vacía. Oí una conversación telefónica sobre un asesinato a ser cometido a las 11:45”. Esa es la hora en su reloj y misteriosas llamadas telefónicas y tenebrosas sombras la acechan.

Director: Anatole Litvak. Elenco: Barbara Stanwyck, Burt Lancaster, William Conrad. Género: Thriller.

Carita de ángel (Baby Face) (1933), 5:40 p.m.

Hija de un cantinero provinciano que la llevó a la prostitución, Lily Powers decide aprovechar sus dones para forjarse un destino en la gran ciudad. Tras la muerte de su progenitor, y con el apoyo de un amigo, la muchacha se marcha a Nueva York, donde comienza a utilizar a los hombres para su propio beneficio y con la idea de llegar a la cima de una importante corporación.

Director: Alfred E. Green. Elenco: Barbara Stanwyck, George Brent, John Wayne. Género: Drama.

Lunes 25 – Tributo Ava Gardner 55 días en Pekín (55 Days at Pekin) (1963), 4:30 p.m.
China año 1900. Las embajadas extranjeras en Pekín están sometidas bajo una sangrienta sedición desencadenada por los boxers que asesinan cristianos en una violenta revuelta nacionalista. Dentro del recinto asediado el embajador inglés se une a los miembros de otras delegaciones en un intento por resistir el sitio. El coraje de un marine norteamericano es la única esperanza para escapar. Mientras una bella condesa rusa deberá elegir entre la libertad y su compromiso.

Director: Nicholas Ray. Elenco: Ava Gardner, Charlton Heston, David Niven. Género: Drama.








Los asesinos (The Killers) (1946), 5:10 p.m.
Adaptación de un cuento de Hemingway en el que dos asesinos profesionales van a un pequeño pueblo a matar a un hombre. Burt Lancaster en su debut en el cine se destaca como el hombre que no se interesa en la vida lo suficiente como para escapar de sus asesinos. A partir una serie de flash-backs se debela el misterio de este hombre que se entrega a la muerte. Una pieza fundamental del rompecabezas es una magnífica y misteriosa femme fatal interpretada por Ava Gardner.

Director: Robert Siodmak. Elenco: Ava Gardner, Burt Lancaster, Edmond O'Brien. Género: Policial.

mvegliante@dlbgroup.com











MUSEO AVA GARDNER EN SMITHFIELD, CAROLINA DEL NORTE
http://video.latino.msn.com/watch/video/ava-gardner-una-estrella-de-museo/yv6yndey


LA PRENSA HACE 20 AÑOS...

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Caro Guillote...,

Que maravilha de Blog: Ava - Eterna uma deusa da beleza.

Parabéns!

F. César Barbosa - Natal/RN., Brasil

Guillote dijo...

Muito obrigado pelos comentarios sobre o blog. Um abraco desde Montevideo, Uruguay.
Guillote

Guillote dijo...

Muito obrigado pelos comentarios sobre o blog. Um abraco desde Montevideo, Uruguay.
Guillote

Ció Abellí dijo...

Buenas, soy Ció Abellí, la escultora de Ava/Pandora en Tossa de Mar. Gracias por mencionarme en su blog. Estupendo reportaje sobre la vida cinematográfica de Ava. estudi´r a fondo sus biografias, películas e imágenes. Sin duda su gran fuerza vital transmitida a través de su belleza la hicieron tremendamente atractiva. Inolvidable.